Vigo conmemora os 151 anos da chegada do Nautilus

Un ano máis celébrase na cidade a chegada do Nautilus na ficción o 18 de febreiro de 1868. Cúmprense 151 anos. Nun acto organizado polas editoriais viguesas Ir Indo, Galaxia, Xerais e Lobito Bueno e pola Sociedade Jules Verne de Vigo, varios voluntarios leron fragmentos do capítulo VIII da segunda parte de 20 000 leguas baixo dos mares, titulado A baía de Vigo.

img-20190216-wa0033.jpg
O alcalde de Vigo, don Abel CAballero e o presidente da Sociedade Jules Verne de Vigo, don Eduardo Rolland
IMG-20190216-WA0017
Un momento da lectura por parte do oceanógrafo e verniano don Ricardo Prego

O acto contou co apoio do Concello de Vigo e a asistencia do alcalde, don Abel Caballero e varios concelleiros así como de escritores, editores, vernianos e membros das asociaciones  San Rafael e Aspanaex.

IMG-20190216-WA0044
O editor e verniano don Manuel Bragado
IMG-20190216-WA0041
A escritora e verniana dona Ledicia Costas

Con motivo desta efeméride, o presidente da Sociedade publicou este artigo no diario A Voz de Galicia.

 

Licencia de Creative Commons
Texto e imágenes bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Celebramos o ‘Día de Ler a Verne’ no I.E.S. Castelao

Ler1
Unha alumna en plena lectura

Alumnos do Instituto Castelao de Vigo participaron hoxe no ‘Día de Ler a Verne’, unha cita de carácter internacional na que as sociedades Verne no mundo fan lecturas públicas da obra do escritor, coincidindo co aniversario do seu nacemento, o 8 de febrero de 1828.

Ler7
O acto foi presentado polo vicedirector do instituto e membro da Sociedade Jules Verne, Julio Ástor

A Sociedade Jules Verne de Vigo, que comezou a súa andaina no ano 2012, sumouse a esta iniciativa a través dunha actividade no I.E.S Castelao, na que os alumnos participaron nunha lectura pública de diversos pasaxes da obra de Verne, entre eles a novela ‘A Illa Misteriosa’, na que aparece o capitán Nemo nos días finais da súa vida. Recordemos que este personaxe está relacionado con Vigo, xa que Jules Verne fixo que o submarino Nautilus visitara a ría viguesa no capítulo titulado ‘A badía de Vigo’ da súa novela ’20.000 leguas baixo dos mares’.

Ler6Ademais da lectura de Verne, houbo unha exposición bibliográfica e un mural confeccionado ‘ad hoc’ para esta celebración, no que participaron os propios estudantes. O claustro de profesores do Instituto Castelao volcouse nesta iniciativa, e varios deles son membros da propia Sociedade Jules Verne de Vigo.

As imaxes desta celebración en Vigo do Día de Ler a Verne serán agora distribuídas internacionalmente nun catálogo on line que publicará a Sociedade Hispánica Jules Verne, coas actividades que hoxe se celebraron nas asociacións de Estados Unidos, Arxentina, México, Francia, Italia, Reino Unido, Canadá, España e Xapón.

Ler8
Alumnos e alumnas lectores

Ademais, nas vindeiras datas Vigo celebrará o 151 aniversario da visita literaria do Nautilus o 18 de febreiro de 1868. E a Sociedade Jules Verne de Vigo xa prepara actos para conmemorar a efeméride.

 

 

 

 

 

Licencia de Creative Commons
Texto e imágenes bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

2018, o ano de Verne en Vigo

Para a Sociedade Verniana de Vigo remata un 2018 que foi sen dúbida o ano de Verne. Xamais vivimos tantas actividades para salientar a estreita relación da cidade co autor de 20.000 leguas baixo dos mares. Así que, con azos anovados para este 2019, repasemos o que foi un 2018 excepcional.

Charlas científicas sobre Verne

charlapeceraA primeira das actividades foi o ciclo de charlas científicas Un Mar de Verne a Vigo, organizado coa colaboración de investigadores da Universidade de Vigo, IEO e Instituto de Investigacións Mariñas (CSIC). O pub La Pecera, na rúa Pizarro, acolleu estas conferencias que contaron cunha participación masiva. A colaboración do catedrático Emilio Fernández foi clave para estas charlas.
Manuel E. Garci e Lara García (CSIC, febreiro), Jesús Troncoso (UVigo) e Ángel Guerra (CSIC), en marzo; Gonzalo Méndez (UVigo) deu a charla de abril; e Francisco Rodríguez (IEO), a de maio.

Encontro Internacional ‘De Verne a Vigo’

Foi o grande fito do ano 2018. O auditorio do Concello acolleu os días 15, 16 e 17 de febreiro o Encontro Internacional De Verne a Vigo, no que participaron os maiores expertos mundiais na figura do escritor de Nantes. Entre eles, estiveron o italiano Piero Gondolo della Riva, a francesa Agnès Marcetteau, o tamén galo Jean Pierre Bouvet, e membros da Sociedade Hispánica Jules Verne como Nicolás Moragues ou Jesús Navarro. Sen dúbida será difícil volver reunir na cidade tantos grandes coñecedores de Verne. E para os medios  a cita tampouco pasou desaparecibida…

Exposición ‘Verne: os límites da imaxinación’

A exposición ‘Julio Verne: os límites da imaxinación’, no Museo Marco, foi outro dos grandes fitos do ano. Realizada pola Fundación Telefónica, contou cunha sala especial dedicada á relación entre Verne e Vigo. Alí puidemos ver a maior maqueta que existe no mundo do Saint Michel III, gravados, madeiras e moedas da Batalla de Rande, un traxe clásico de mergullador co seu fol, ademais de mapas e gráficos para retratar as dúas estadías de Verne na nosa cidade.

A Visita de Jean Michel Verne

Jean Michel Verne, tataraneto do escritor, visitou a cidade para facer os mesmos pasos que o seu antergo polas rúas de Vigo. Deu unha conferencia no Museo Marco e a súa chegada tivo un grande impacto mediático.

Conferencias sobre Verne
VerneRealidaMito

Foron varias as conferencias organizadas ao longo do ano sobre Verne. Entre outras, destacamos a do noso bo amigo verniano Jesús Navarro, no mes de setembro, presentado por Julio Ástor. Ou en abril a do investigador Diego Quevedo sobre Isaac Peral, o seu submarino e os paralelismos co Nautilus do capitán Nemo. Tamén dous socios da Sociedade Verniana de Vigo, Antonio Giráldez Lomba e Eduardo Rolland, ofreceron en maio unha charla sobre ‘O Vigo de Verne’.

Ademais, Ledicia Costas dirixiu en setembro unha espectacular ruta literaria nas illas Cíes, seguindos os pasos de Jules Verne e os da súa novela ‘Jules Verne e a vida secreta das mulleres planta’.

Tamén hai que destacar a lectura pública do capítulo ‘A Badía de Vigo’ que se celebrou nas Avenidas o 18 de febreiro, organizada por varias senlleiras editoriais da nosa cidade, co noso socio Manuel Bragado no corazón da organización.

Actividades escolares, viaxes e mesmo o menú do Nautilus…

Pero xunto ás grandes citas, todo o ano estivo marcado por actividades vernianas en Vigo. No mes de abril houbo actividades escolares organizadas coa Concellería de Educación. Tamén varios roteiros literarios, nos que participaron Ledicia Costas e Eduardo Rolland.

Mesmo houbo un Menú do Nautilus, que estreou o restaurante Marina Davila no mes de xuño, seguindo os pratos que aparecen na propia novela. E alí o escultor Molares presentou a súa nova obra: un busto de Verne que nos cedeu á Sociedade Verniana de Vigo para a súa exhibición en varios dos actos no Museo Marco.

Nos centros educativos de Vigo, a figura de Verne e os seus dous aniversarios estiveron presentes en todo momento. Hai que salientar o instituto Castelao, onde atopamos a destacados socios da SVV, que idearon seguir cada día a novela ‘20.000 leguas baixo dos mares’, de xeito que os estudantes puideran seguir a ruta do Nautilus.

Foi tamén moi destacada a labor do Colexio Plurilingüe Losada, que fixo un intercambio Erasmus co Liceo Nicolás Appert de Nantes. Entre as moitas actividades deste evento, destacou o xeocatching que fixeron polas rúas de Vigo buscando o tesouro do capitán Nemo.

E tantos outros centros educativos dedicaron o ano a Verne, como tamén foi o caso do colexio Rosalía de Castro, onde mesmo se atreveron a construir o Nautilus con materiais reciclados.

E 2018 foi tamén un ano para viaxes vernianas. Así, estivemos en xullo coa Sociedad Hispánica Jules Verne en Nantes, onde fomos recibidos pola directora do Museo, Agnès Marcetteau, que nos abriu a porta aos tesouros do legado de documental de Verne.

Tamén coñecimos o porto de Pornic, onde se atopa unha réplica do Saint Michel II. Coa Asociación Cultural francesa que fixo este buque falamos da posibilidade dunha visita a Vigo no vindeiro verán, no decurso quizais dunha regata que recolla a mesma viaxe que fixo o Saint Michel III tanto en 1878 como en 1884.

E no mes de outubro visitamos en Torino ao gran Piero Gondolo della Riva, para coñecer a súa colección sobre Verne. Alí atopamos documentos relacionados con Vigo que poderían servir para un futuro museo verniano na cidade… Gondolo della Riva amosouse encantado de colaborar nun proxecto destas características…

E agora a vivir un grande 2019 de Verne a Vigo…

Coa directiva da Sociedade Verniana de Vigo e xunto á estatua do xenial escritor, só queda por enviarvos os mellores desexos para o ano que agora comeza…

MOBILIS IN MOBILI

Licencia de Creative Commons
Este texto está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Verne, realidad y mito

El viernes 5 de octubre de 2018 tuvo lugar en el salón de actos del MARCO de Vigo una conferencia a cargo del profesor D. Jesús Navarro titulada Verne, realidad y mito.  La conferencia se celebró en el contexto de los aniversarios vernianos de este año y cuando se estaba acercando la fecha de la clausura de la exposición sobre el autor francés en el mismo MARCO el día 21 de octubre.

D. Jesús Navarro es físico, Profesor de Investigación del CSIC en Valencia e ilustre y destacado miembro de la Sociedad Hispánica Jules Verne, siendo, además, una autoridad en materia verniana.

En su exposición, el Profesor Navarro hizo un breve recorrido por la vida y obra de Jules Verne, sus etapas en Nantes, París y Amiens, sus inquietudes artísticas y científicas, su amistad con los Dumas, Nadar, Arago y otros y su decisivo encuentro con el editor Hetzel que encauzaría su talento narrativo. En la segunda parte, el señor Navarro señaló los mitos que acompañan a la figura del escritor y dio sus razones bien fundadas para combatirlos: que se trata de un autor solo para adolescentes, su presunta misoginia, la pretensión de que no viajó y su carácter anticipador.

 Licencia de Creative Commons
Texto e imagen bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

La batalla de Rande

El 23 de octubre de 1702 fue un brumoso día en la ría de Vigo. No se veía la orilla opuesta. Sólo a veces, entre el estruendo apagado de cañoneos y refriegas, aparecían las figuras fantasmales de los mayores buques de guerra de Europa: El “Zeven Provinces” holandés; el “Royal Sovereign” inglés; el francés “Le Fort”. Pero, pasado el mediodía, cuando el viento se llevó los últimos jirones de niebla, se desató el mismísimo infierno.

“¡Quemen las naves!”, gritó el almirante Chateau-Renault cuando comprendió que la batalla estaba perdida. Su orden corrió como la pólvora entre la flota y en pocos minutos la ría de Vigo se volvió el propio infierno. Galeones españoles y fragatas francesas ardían entre explosiones, mientras los buques de guerra ingleses, con el “Torbay” en vanguardia, seguían cañoneando e intentando el abordaje. Son las cuatro de la tarde de un brumoso día de otoño: El 23 de octubre de 1702. Y la batalla de Rande, una de las más determinantes de la historia, acaba de alcanzar su punto culminante. Se saldará con más de dos mil muertos del bando defensor y otros ochocientos de la escuadra enemiga. Y, con ellos, la pérdida de la mejor escuadra de guerra del Rey Sol, Luis XIV, y de la flota de Indias española al completo.

grabado rande 1

Nada hacía esperar este desastre en 1699, cuando la Flota de la Plata zarpa de España como cada año, para traer a la metrópoli las riquezas americanas. Pero muere el rey Carlos II y se desata la Guerra de Sucesión española. Y el regreso a Europa, por el acoso naval del enemigo, se hace imposible.

Por fin, en 1702, Francia envía una escolta de 23 navíos, que proteja a los 19 galeones españoles, cargados con “el mayor tesoro que nunca haya cruzado los océanos”, como había publicado “La Gaceta de Madrid”, despertando la codicia de todos los contendientes.

En Azores, un aviso informa a la flota de que la escuadra combinada anglo-holandesa, al mando de Sir George Rooke, está atacando Cádiz. Han de buscar un puerto alternativo y, tras no pocas discusiones, eligen Vigo. El 22 de septiembre entran en la ría los galeones y la flota de guerra.

Durante un mes, se descarga la plata y metales preciosos, que son transportados a Lugo en carros de bueyes. Se intenta montar una defensa.  La provincia de Tui forma milicias, mal equipadas y famélicas. Muchos campesinos huyen a las montañas.

Se restauran los fuertes de Rande y Corbeiro con cañones de los barcos y se cavan trincheras. En el estrecho, se forma una barrera con cadenas, mástiles y vergas.

El 22 de octubre entra por la boca sur de la ría de Vigo la armada enemiga: 160 velas y una fuerza de desembarco de 14.000 hombres. Tras su fracaso en Cádiz, Rooke espera aquí una gran victoria y un formidable tesoro. Sólo conseguirá lo primero.

La armada anglo-holandesa estaba formada por 160 velas y una fuerza de desembarco de 14.000 hombres

De madrugada, marinos ingleses, en chalupas, intentan cortar la cadena, pero son repelidos. Al amanecer del día 23, tras retirarse la bruma, se ve que los aliados han destacado frente a Teis a sus buques de porte medio, más maniobrables, que comienzan a cañonear los fuertes. Además, el Duque de Ormond desembarca con 4.000 infantes, que en poco más de una hora arrasan a los defensores: Las milicias huyen y se toman prisioneros. Y los fuertes disparan ahora contra la propia flota franco-española.

A las dos de la tarde, aprovechando una fuerte ráfaga de viento, el “Torbay”, del capitán Hopsonn, rompe la cadena. Tras él, entran el “Kent”, el “Mountmouth”, el “Grafton”, el “Phoenix”… y comienza un intenso combate, a cañonazos sin posibilidad de maniobrar, en el fondo de la ría.

En vano se envía un brulote en llamas que explota al costado del “Torbay”. Unos luchan cuerpo a cuerpo, mientras la metralla barre las cubiertas. Otros ya sólo piensan en huir, a nado o en chalupas.

Es entonces cuando Chateau-Renault da la orden de quemar las naves. Todos los barcos son apresados, hundidos o incendiados. Durante horas, el mar en llamas es el último testimonio de la batalla de Rande.

El Tesoro y “Vigo Street”

Ingleses y holandeses lograron una gran victoria: Destruyeron una gran flota francesa y dejaron a España sin flota para el tráfico de Indias. Por ello, a su regreso bautizaron como “Vigo Street” una céntrica calle de Londres, que aún hoy da fe de aquella gesta muy cerca de Picadilly Circus.

Pero la que ellos llaman “Battle of Vigo Bay” no les reportó los tesoros que esperaban. La plata y metales preciosos había sido descargada. En vano, intentaron reflotar los galeones o sumergirse a pulmón buscando riquezas. Apenas encontraron mercancías perecederas como grana, tabaco, índigo o maderas nobles.

Después de la batalla, frustrados, los ingleses saquearon a las poblaciones cercanas. En Redondela, llegaron a excavar las tumbas de los cementerios, en busca de tesoros ocultos. Respetaron Vigo, que con sus murallas se aparecía como una villa difícil de asaltar.

Se calculaba que la flota transportaba 20 millones de pesos en metales preciosos. Y los periódicos londinenses alimentaron la ilusión de que venían inmensas riquezas. Pero a la Torre de Londres sólo llegaron 14.000 libras de plata, una miseria en comparación con lo transportado.

La propaganda sirvió de poco. El científico Isaac Newton, entonces contable del reino, hizo balance y concluyó que apenas había llegado gran cosa. Para compensar, emergió la leyenda del “Santo Cristo de Maracaibo”, el galeón que transportaba grandes riquezas, pero que según los ingleses se hundió en torno a las islas Cíes cuando viajaba a Inglaterra.

Pero pervivió la fantasía. Y alumbró decenas de expediciones para rescatar la plata a lo largo de tres siglos. Nadie obtuvo gran éxito, salvo anclas, cañones y algunas monedas. Hoy sabemos que el mayor tesoro de Rande, de la Batalla de la Bahía de Vigo, es su historia.

 

Un vigués llamado Verne

El 18 de febrero de 1868, el Nautilus quebró las aguas de las islas Cíes para adentrarse en la ría y rescatar en la ensenada de San Simón la plata de los galeones de Rande. Lo cuenta con detalle Jules Verne en el ya célebre capítulo titulado En la bahía de Vigo. Se trata de uno de los pasajes capitales de ‘20.000 leguas de viaje submarino’.

Noticia en Faro de Vigo.

Una década después de publicar su novela, Verne visitaría la misma ría de Vigo. Y aquel mes de junio de 1868 se comportaría como un vigués más. Hasta el punto de que asistió a dos clásicas citas de la ciudad: la fiesta de la Reconquista y la procesión del Cristo de la Victoria.

Verne visitó Vigo en 1878 y 1884. En ambas ocasiones lo hizo a bordo de su lujoso yate, el Saint Michel III. Y que gracias a las notas de viaje del escritor, que vieron la luz en 2014, podemos documentar en detalle  todo lo que hizo el novelista francés durante sus estancias en la ciudad olívica.

“Ya hablaré con usted de los lugares que visitamos; todo es verdaderamente hermoso. Vigo, Lisboa, muy hermosas, de verdad, y nos acogieron muy bien por todas partes”. Así lo escribió Verne en una carta a su amigo y editor Pierre-Jules Hetzel, datada en la capital portuguesa el 6 de junio de 1878. Hacía solo dos días que había dejado atrás la ciudad gallega y todavía seguían en su cabeza las impresiones de la visita.

El autor de 20.000 leguas de viaje submarino se enamoró de Vigo. No cabe duda ante los documentos inéditos rescatados por el investigador italiano Piero Góndolo della Riva, el mayor especialista mundial en Verne. Estos documentos revelan que Verne pasó cuatro días, del 1 al 4 de junio de 1878, en los que se integró plenamente en la vida local.

Verne asistió a las fiestas de la Reconquista y a la procesión del Cristo de la Victoria

El escritor francés había llegado el sábado 1 de junio de 1878, acompañado en su yate por su hermano Paul, su sobrino Maurice, el diputado Raoul Duval y el hijo de su editor, Jules Hetzel jr. El mal tiempo reinante le obliga a hacer una escala que se prolongará durante cuatro días y en la que disfrutará enormemente de Vigo y de su vida social en la época.

La primera sorpresa es que Vigo está en fiestas. A finales del siglo XIX, la Reconquista se celebra el primer fin de semana de junio, al igual que la procesión del Cristo de la Victoria. Actualmente, se festejan el 28 de marzo y el primer domingo de agosto, respectivamente. El escritor de Nantes anota en su cuaderno de viaje: «Fiesta por la independencia recobrada en 1809 sobre los franceses. Fuegos de artificio. Música. Admisión al Casino. Iglesia reciente, murmullos, no hay sillas». La «iglesia reciente» es sin duda la colegiata de Santa María, en el Casco Vello, cuyas obras habían concluido cuarenta años antes, en 1838.

Jules Verne.

El domingo, 2 de junio, dará a Verne la ocasión de conocer la ensenada de San Simón y, por tanto, el escenario de la Batalla de Rande que él mismo describió en 20.000 leguas de viaje submarino. «Domingo, 2 de junio. Paseo matinal a las 6 horas con Pierre. Barco de vapor. Fondo de la bahía. Galeones. Vista. Un verdadero fiordo. Graneros de maíz. Naranjos. Retorno a bordo». Los hórreos y los naranjales llaman la atención del escritor. Tras almorzar a bordo, Julio Verne visita al gobernador de Vigo y conoce la campiña viguesa: «Ayudante de campo del gobernador. Almuerzo de ceremonia a bordo. Desembarcados 2 horas. Coche. Visita al gobernador. Su mujer, sus oficiales, su villa. Paseo en coche. El valle. El mar».

Por la noche, cenan en la fragata Flore y desembarcan para contemplar la procesión del Cristo de la Victoria. Verne anota todo telegráficamente en su cuaderno: «Con el cónsul. Cargamos carbón. Cena a bordo del Flore. Comedor de oficiales. Siete salvas de cañón por el cónsul. Noche. En la casa del cónsul. Procesión. Mujeres sobre las rodillas durante cuatro horas. De 4 horas a 8 horas. Retorno a bordo. Mujeres con colores vistosos, amarillo, rojo y verde».

El diputado Edouard Raoul Duval se extiende con más detalle en una carta que envía a Francia narrando su estancia en Vigo: «La noche nos reservaba otra sorpresa: la ?procesión de las luces?. Imagínense toda una ciudad, de diez a quince mil personas al menos, llevando cada una un cirio y marchando en dos filas; en medio de la ceremonia religiosa amenizada por unos querubines, el general y sus oficiales, la custodia llevada sobre los hombros de los jueces del tribunal de Comercio, etc. Lo más curioso eran dos fieles que se habían ofrecido con alguna promesa y que andaban de rodillas con un cirio en una mano y un bastón en la otra».

Verne paseaba cada día hasta la fortaleza de O Castro y leía la prensa en el café Suízo

Duval emplea la expresión torche para la procesión. Literalmente, sería la procesión de las antorchas, aunque se entiende que quiere transmitir una expresión similar a «procesión de las luces», en alusión a los cirios que posteriormente sí citará.

El día anterior, Verne y sus acompañantes ya habían disfrutado de la verbena popular en el campo de Granada, frente a donde está hoy la praza do Rei. Así la describe Duval: «Por la noche, en el paseo hay música y fuegos artificiales. Bajamos a tierra con el comandante de La Flore, que desde ese momento no se separó de nosotros de una manera tan generosa que nosotros nos dejamos llevar con mucho gusto. Encontramos de todo en la bahía de Vigo, incluso el esqueleto de una enorme ballena, pescada en alta mar unos días antes, en el lugar de la fiesta, muy bien iluminada con farolillos; hay una multitud tan grande que parece que estamos en una ciudad de 150.000 almas cuando en realidad son 15 o 16.000 (…) Hay dos bandas de música subidas sobre tarimas, fuegos artificiales de los más bellos, cantidad de bombas de todo tipo, tres obras montadas sencillamente cada una de ellas como un drama en varios actos con cambios de decorado a la vista».

Llega a Vigo el Nautilus

El Nautilus ya está en camino. En la tarde del próximo 18 de febrero de 2018 se cumplirán 150 años de su entrada en la ría de Vigo para rescatar los tesoros de la batalla de Rande. Será un aniversario literario de la relación de la ciudad y su ría con una de las novelas más traducidas de la historia: “20.000 leguas de viaje submarino”.

El capitán Nemo ante la claraboya del Nautilus.

Así que sería bueno saber de dónde surge el Nautilus. Desde luego, no está inspirado en la ‘boya lanzatorpedos’ que Sanjurjo Badía botó en la ría en 1898, 30 años después de que se publicase la novela de Verne (además de 34 años después de que Narciso Monturiol botase en 1864 el ‘Ictineo II’ y 10 años después de que Isaac Peral botase en 1878 el ‘Peral’).

El sumergible, cuando Verne escribió su novela, para nada era un invento impensable: bien al contrario, cuando hacía ya siglos que existían ingenios submarinos, bien cierto que no tan avanzados como el que comandaba el capitán Nemo.

En el siglo XVII, ya habían construído submarinos personajes como Cornelius Jacobszoon Drebbe, con un ingenio propulsado por remos que presentó en el Támesis para el rey Jaime I de Inglaterra. Jerónimo de Ayanz y Beaumont ensayó otro aparato en el río Tajo en 1600. En la Guerra de Independencia estadounidense, David Bushnell estrenó el Turtle (Tortuga), que intentó hundir al británico HMS Eagle en la bahía de Nueva York.

Para muchos, la principal inspiración de Verne estuvo en otro Nautilus, el submarino que construyó Robert Fulton en 1800 por encargo de Napoleón Bonaparte. Pero esto, tanto tiempo repetido, es más que improbable. Porque hubo más y mejores submarinos más tarde. Y porque Jules Verne era un ávido lector de periódicos, y buena parte de sus argumentos los sacaba de la prensa de su propia época. No necesitaba irse a las guerras napoleónicas para buscar inventos.

Lo confiese el propio Verne, en la última entrevista que concedió en su vida: “Siempre he sido un lector empedernido, sobre todo de periódicos y revistas, y es mi costumbre recortar y conservar para referencia futura cualquier párrafo o artículo que me interese”. Y nos revela su método de trabajo: “Es de esta manera que acumulo mis ideas y al mismo tiempo me mantengo completamente actualizado con respecto a las materias del dominio científico” .

Jules Verne: “Siempre he sido un lector empedernido, sobre todo de periódicos y revistas”

Más tarde, menciona como paradigma el Nautilus del capitán Nemo: “Tome, por ejemplo, el caso del Nautilus. Bien considerado, tiene un mecanismo de submarino que no tiene nada de extraordinario y que no pasa más allá de los límites del conocimiento científico actual. Flota y se sumerge según procedimientos enteramente factibles y muy conocidos, los sistemas de mando y propulsión son perfectamente racionales y comprensibles. Su fuerza motriz ni siquiera es un secreto”.

Así que ya vemos que el Nautilus se inspira en un submarino que ya existía y que, probablemente, encontró leyendo diarios y revistas. El investigador Jesús Navarro en su libro ‘Sueños de Ciencia’, lo deja muy claro: “A pesar de la coincidencia de nombres, el Nautilus de Nemo no estaba inspirado en el submarino de Fulton, descrito en el primer capítulo. En julio de 1858, un ingenio efectuó una inmersión de media hora en las aguas del río Sena. El inventor era el americano Hallelt, y el submarino llevaba también el nombre de Nautilus. Parece lógico pensar que Verne estaba al corriente del acontecimiento, del que se dio una detallada información en la revista Le Musée des Familles, en donde Verne colaboraba desde 1851”.

Así que es el de Hallelt, y no el de Fulton, el submarino en el que se inspira Verne. Además, este ‘Nautilus’ tenía una vidrio resistente que permitía a sus dos ocupantes contemplar el paisaje bajo el mar, como podía hacer el capitán Nemo desde la colosal claraboya de su sumergible.

Y aún hay otra fuente de inspiración para el Nautilus del capitán Nemo. Y fue la propia Exposición Universal de París de 1867, fecha en que ya preparaba su novela. En el campo de Marte se instaló un acuario gigante con más de 800 peces. Y se probó un ingenio submarino revolucionario: los respiradores autónomos Rouquayrol-Denayrouze. Curiosamente, en los reportajes de la época estos aparatos son llamados popularmente ‘Nautilus’, quizá para abreviar un nombre tan largo, producto de unir el de sus dos inventores.

Los respiradores Rouquayrol-Denayrouze fueron luego estrenados mundialmente en la bahía de Vigo, en la expedición que dirigió Hyppolite Magen para rescatar los tesoros de los galeones de Rande. Y, además, son los aparatos con que van equipados los buzos de Nemo. Sobre la ‘coincidencia’ pronto publicaremos un artículo de investigación, presentado este verano en el Congreso Internacional Jules Verne en La Habana.

Así que el Nautilus ya está en camino. Y, descartando antiguas teorías, ya podemos conocer mejor el origen de este submarino de leyenda, vinculado desde hace un siglo y medio a la ría de Vigo.